jueves, 11 de septiembre de 2008

Caso Madeleine McCann - Entrevista Exclusiva a los abuelos Healy


Entrevista que Antena 3 le hizo a los abuelos Healy el 22 de octubre de 2007. Además de esta entrevista, también habla el cura portugués.






Gracias a Nigel de McCann Files por la transcripción y por apuntar los aspectos más relevantes de la entrevista.

Clip No.1:

Susan Healy: “Gerry me llamó. Dijo, errm... “Ha ocurrido un desastre, es un desastre” y pensé que hubo un accidente de coche. Me llevó un tiempo “porque estaba histérico”, errm... me llevó un tiempo darme cuenta. El... solo dijo “Madeleine ha sido secuestrada de su cama”. Errm... Y, yo dije algo así como “No Gerry”, ya sabes, y él... el estaba, como, intentando vehementemente enfatizar lo importante porque, en este momento, creo que habían estado buscando durante algún tiempo y no nos lo habían contado inmediatamente. Habían buscado durante una hora o así. Ella dijo: “Se ha ido, mamá, se ha ido”, y... y yo dije “La recuperaremos”. Y fui capaz de decirle esto a Kate durante unos cuantos meses, “La recuperaremos, la recuperaremos”. Y ahora encuentro que se hace más difícil decírselo. Errm... Yo... Yo lo creo. Queremos que vuelva, no vamos a aceptar que Maddie se ha ido para siempre de nuestras vidas. Es demasiado importante para eso.

Clip No.2:

Susan Healy: “Kate me telefoneó, errm... sobre una hora después de Gerry y me pidió que contactara con, errm... Paul Seddon, que es un cura, el Padre Seddon, quien la casó, quien bautizó a Madeleine, errm... y yo no tenía su número de móvil así que llamé a un amigo de Kate y contacté... contacté con él y él llamó a Kate inmediatamente y creo que tan pronto como ocurrió esto, tan pronto como Kate se dió cuenta de lo que había ocurrido, fue como sí, errm.. si empezara a pedirle a Dios inmediatamente que de diera a Madeleine. Errm... porque Kate y Gerry no eran la familia más devota. Sí que tenemos creencias católicas, errm... es... es la religión con la que nos criamos, pero nunca me describiría como una persona devota. Solo somos personas corrientes, errm... pero Kate sin duda ha... se ha aferrado a su religión, errm... desde que esto ocurrió. Posiblemente siente que, ya sabes, que tiene que ser algo más grande lo que nos ayude a traer a Madeleine de vuelta. Errm... algo con más poder del que tenemos nosotros.”

Clip No.3:

Susan Healy: “La policía nos llevó al aeropuerto y... volamos hasta Portugal y Kate y Gerry, cuando llegamos al apartamento, estaban histéricos. Sus voces estaban fuera de control y creo que era simplemente pánico y temor ciego de que no pudieran llegar a la policía o a cualquiera, errm... para dejar claro que ellos sentían que Madeleine había sido secuestrada y que temían que cada minuta que se perdía era crucial para traer a Madeleine de vuelta. Errm... mi hija es muy, muy apacible, muy ecuánime, y la vi gritar aquella noche en el Consulado. Gritando por ayuda, para que alguien hiciera algo para ayudarles a traer a Madeleine de vuelta. Pero yo... yo nunca oi a Kate levantar la voz, ella no levanta la voz, y estaba gritando al teléfono, creo, para enfatizar lo importante que era, errm... al Cónsul Británico. “Quiero que venga alguien aquí ahora”, errm... eso es lo que decía. Pero, sí, emocionalmente muy inestable, errm... y eso no es, como dije, ella es muy apacible...”

Brian Healy: “Encontrarme con Kate por primera vez después de que Madeleine fuese secuestrada fue terrible. El peor momento de mi vida.”

Nota: Susan Healy confirma que Gerry dijo lo importante que era que todo el mundo lo aceptara como un secuestro desde el principio. En segundo lugar, confirma que los McCann NO eran Católicos devotos y que Kate solo se volvió hacia Dios después de desaparecer Madeleine. También se refiere a Madeleine como “Maddie” y cuenta cómo Kate le gritaba al Cónsul Británico diciendo “Quiero alguien aquí ahora”

Simplemente sintetiza todo lo que intentaban hacer: Recalcar en casa que era un secuestro, presionar a la PJ con ayuda Consular, jugar la carta de “católicos devotos” cuando, en realidad, no lo eran y sacar a sus familiares que les proporcionaran un manto tras el que esconderse.