domingo, 10 de abril de 2011

Caso Madeleine McCann - La búsqueda de Madeleine McCann: capitulo siguiente

Artículo actualizado con información de The Independent (12 abril 2011)

The Telegraph


10 Abril 2011


Con la disminución de los fondos y enfriamiento del rastro, Kate McCann ha escrito un implacable libro sobre la búsqueda de su hija, informa Robert Mendick

Junio 2007
Cuatro años después, todavía rezan por Madeleine McCann en Praia da Luz. Cada semana, la iglesia del Algarve realiza el mismo ruego plañidero por “Madeleine, todos los niños desaparecidos y sus familias”.

Kate McCann, la madre de la niña, algunas veces está allí para oírlos. Ha realizado una serie de viajes secretos al pueblo, alojándose con el curo anglicano y su esposa. Evitando el centro de atención, va sola, dejando atrás a su marido Gerry y sus gemelos, bebés en el momento de la desaparición de Madeleine pero ahora suficientemente mayores para ir al colegio. Nunca se la contado al público estos viajes hasta ahora.

Pero el mes que viene, Kate se encontrará en donde en realidad no quiere estar –nuevamente en el centro de atención. Su libro, titulado simplemente Madeleine, será lanzado el 12 de mayo – fecha del octavo cumpleaños de Madeleine. Solo tenía tres años cuando desapareció.

Los McCann esperan que el libro, publicado con la ayuda y orientación de JK Rowling, revigorice la búsqueda de Madeleine.



Mientras Gerry McCann ha regresado al trabajo desde hace más de tres años, reanudando su carrera como consultor cardiólogo, Kate no ha dado muestras de regresar a su trabajo como médico de familia.

Su vida, en cambio, está dedicada a los niños, cuidando a los dos e intentando encontrar a la otra. Y, durante los últimos seis meses, ha estado escribiendo.

Se espera que su libro recaude sobre £1 millón para el fondo creado hace cuatro años para encontrar a Madeleine. El dinero debería ser suficiente para pagar a los detectives privados para mantener la búsqueda durante otros dos años, después de que el fondo se viera reducido a £200,000.

Su publicación coincidirá con un bombardeo mediático que incluirá entrevistas para la televisión en Estados Unidos, Reino Unido y Portugal. Kate odia ser el centro de atención pero sabe que tiene que pasar por ello.

“Mi razón para escribir es simple: para dar una versión de la verdad”, dice. “Publicar este libro ha sido una decisión muy difícil, una que hemos meditado mucho y con gran tristeza.

“Sin embargo, con la reducción del Fondo Madeleine, la decisión no estaba en nuestras manos. Cada penique que recaudemos con las ventas será gastado en nuestra búsqueda por Madeleine. No hay nada más importante para nosotros que encontrar a nuestra niña.”

Amigos cercanos dicen que no hay nada que a esta profundamente privada mujer le gustaría más evitar que la atención pública.

Kate ha realizado al menos dos viajes secretos a Praia da Luz durante los últimos 12 meses. Se alojó con Haynes Hubbard, el cura anglicano del pueblo y su mujer, Susan, quien ahora es una amiga cercana.

“Mira su cara cuando ves las imágenes en la televisión y periódicos,” dice el Padre Hubbard. “No disfruta estando ante la cámara pero está dispuesta a hacerlo porque podría traer a su hija de vuelta.

“Necesitan más dinero para continuar con la investigación. Nunca dejarán de buscar y ese es el motivo por el que esté libro ha sido escrito. Probablemente les destroza tener que hacerlo pero la niña lo vale.”

Otro amigo cercano dice: “Consigue fuerza estando en el lugar donde desapareció Madeleine. No tengo la impresión de que sea una especie de peregrinación. No se trata de que se quede ante el apartamento llorando.”

Kate ha empleado los últimos seis meses –cuando no estaba cuidando a sus otros dos hijos, Sean y Amelie- encerrada en su estudio escribiendo Madeleine. Ha tenido la ayuda de una de las máximas autoridades. JK Rowling, autora de la serie Harry Potter y una simpatizante del fondo, ha ayudado, incluso presentando a Kate a su agente, Christopher Little.

El libro ha sido esmeradamente producido. Kate ha hablado mucho con amigos y familiares para asegurarse que sus recuerdos de los hechos son precisos. Emma Loach, hija del productor Ken Loach, también se ha convertido en una amiga cercana y asesora. Ha realizado dos documentales televisivos sobre los McCann y es una visitante regular a la casa de los McCann y Rothley, Leicestershire.

También ha habido aportaciones de los Tapas Siete, el grupo de amigos que se encontraban de vacaciones con los McCann cuando Madeleine fue secuestrada (presuntamente) la noche del 3 de mayo de 2007. Estaban cenando con los McCann cuando Madeleine desapareció y se han mantenido leales desde entonces.

El buffete de abogados especializados en libelo, Carter Ruck, ha revisado el manuscrito. Amigos y conocidos indican que Kate “querrá saldar cuentas” –particularmente con el policía portugués, que investigó la desaparición y se convenció, erróneamente, que los padres de la niña están implicados. (Inciso: ¿Quién dice que “erróneamente”? ¿En qué pruebas se basan para afirmar tal cosa?)

“Ella no perdona por lo que la hicieron pasar”, dice un amigo. “Kate es una mujer fuerte y sabes lo que está bien y los que está mal.” (Inciso: Algo que sabe un niño de corta edad independientemente de su “fuerza”)

Después de ser constituidos arguidos –o sospechosos- en septiembre de 2007 los McCann finalmente abandonaron Portugal y regresaron a Rothley. Se estatus de arguido fue levantado aproximadamente un año después. La única otra persona constituida arguido –un hombre del pueblo, Robert Murat- también fue exonerado por la policía al mismo tiempo. (Inciso: Ya me parecía a mi que no “exoneraran” a los McCann. Repetimos, no fueron exonerados. El proceso oficial ha sido archivado, si aparecen nuevas pruebas, el proceso será reabierto y ellos recuperarán su estatus de arguido, algo que no podría suceder si hubiesen sido “exonerados” o “liberados de toda culpa”. Jugar con la terminología ni ayuda ni engaña a nadie).

Gerry regresó a su trabajo en un Hospital de enseñanza de Leicestershire poco más de un mes más tarde. Aunque sumamente trabajador, está, por supuesto, aun profundamente comprometido en encontrar a su hija y activo en la supervisión del fondo.

“Gerry es en gran medida el sostén de la familia mientras que Kate, cuando no está cuidando a los gemelos, emplea la mayor parte del día en la campaña,” dice un amigo cercano, añadiendo: “El libro le ha ocupado todo su tiempo. Es un ejercicio catártico.”

La pareja permanece unida. Kate es más devota, asistiendo a misa en su iglesia local la mayor parte de los domingos, con sus gemelos, ahora de seis años. Gerry asiste, también, si no está trabajando.

“No ha perdido la esperanza”, dice el párroco local, el Padre Keith Tomlinson. “Obviamente la vida ha sido tan, tan dura pero ella tiene un personaje fuerte.”

El pueblo ha sido protector y Kate se siente cómoda en la zona. “No le gusta ir a Londres,” dice un amigo. “Se les quedan mirando con curiosidad morbosa y ella se encuentra muy incómoda. Son famosos por razones equivocadas.”

La pareja son ambos madrugadores y fanáticos del ejercicio. Gerry frecuentemente recorre en bicicleta las 5 millas hasta su trabajo mientras que Kate, que fue fotografiada frecuentemente en Praia da Luz haciendo footing, sigue siendo una corredora entusiasta. Su casa de nueva construcción, en una calle sin salida, es descrita como “inmaculada pero habitada”, las paredes están cubiertas con fotografías de los niños. Existen otros recuerdos conmovedores de su hija desaparecida, tal como un cartel con huellas de mano colgando en el salón, que fue realizado por escolares en Praia da Luz y entregado a Kate y Gerry como un gesto de buena voluntad.

Arriba, el dormitorio de Madeleine permanece en gran medida intacto. Ocasionalmente dejan allí regalos de cumpleaños y Navidad que le envían, esperando su regreso. El dormitorio está en gran medida fuera del alcance de las visitas y Kate y Gerry se han resistido a todas las ofertas de los medios de comunicación para abrirlo a fotografías y filmaciones. “No saques la idea de que el dormitorio es una especie de santuario a Madeleine,” advierte un amigo de la familia. “Kate y Gerry son sensible sobre la habitación. Todavía es la habitación de Madeleine y no ha cambiado.”

La búsqueda de Madeleine ha estado ahora en marcha durante cuatro años. La policía portuguesa comenzó la búsqueda pero desde fuera se sentía carente de entusiasmo, abandonada rápidamente mientras crecía el convencimiento de los detectives de que, primero, la niña estaba muerta y después, aun peor, que los padres estaban de algún modo implicados.

En su desesperación y utilizando el dinero recaudado del público y a través de patrocinadores los McCann contrataron a un equipo de detectives tras otro. En privado existe una admisión de que el dinero no siempre se ha gastado inteligentemente, aunque la pareja está feliz con el equipo actual.

Una agencia de detectives, con sede en España, prometió traer a Madeleine de vuelta por Navidad –fue en 2007- mientras que otra, Kevin Halligan, fue arrestado –después de ganar un contrato de £500,000 para encontrar a Madeleine- por fraude. Se dice que la nueva operación es más profesional pero paralizada por la falta de recursos y sin el peso de la policía local tras ella. Fuentes dicen que en la actualidad no hay pistas obvias, aunque de vez en cuando se montan operaciones de vigilancia en Portugal y más allá.

El libro puede ser un último esfuerzo para encontrar a la niña. Kate y Gerry de vez en cuando sacan aliento de historias de niños desaparecidos que repentinamente aparecen vivos – tal como Jaycee Dugard en Estados Unidos y Natascha Kampusch en Austria.

“Esperamos que este libro pueda ayudar a la investigación a encontrar a Madeleine,” dice Gerry. “Nuestra esperanza es que pueda incitar a aquellos que tienen información relevante a presentarse y compartirla con nuestro equipo.

“Alguien tiene esa pieza clave del rompecabezas.” (Inciso: Aunque, por lo que parece, teniendo en cuenta que hace MESES que el libro está preparado, no tienen ninguna prisa por consiguir esa "pieza clave" que les devolverá a su hija)

Traducción de Mercedes

The Independent

(...)

Ayer se hizo público que la autora había ayudado a Kate McCann, madre de la niña desaparecida de ocho años, Madeleine, con su narración de la desaparición en Portugal hace cuatro años. Sin embargo, Rowling negó que ella hubiera escrito el libro cuyo lanzamiento está previsto para el próximo mes de mayo.

En un comunicado un portavoz de la autora dijo: "Mientras que JK Rowling ha sido una defensora de la familia, su única participación en la publicación del libro ha sido apoyando el hecho de que su agente literario también representara a Kate. Más allá de esto no ha estado implicada en ningún aspecto de la redacción, edición o publicación del libro."